Hace muchos años, tuve la suerte de encontrar en Buenos Aires un disco fantástico por una banda con un nombre que me resultaba casi infantil, y que fuera la última en firmar para el famoso sello Factory de la ciudad de Manchester. Eran los Space Monkeys. El cd (The Daddy Of Them All) es una deliciosa mezcla de rock con acid house y baladas magistrales.


Después, de la mano de la quiebra de Factory esa banda “desapareció” y le perdí el rastro incluso a su voz principal a pesar de estar buscándolo por internet con bastante insistencia. Por cinco años, nada y mientras, compraba como podia algunos de sus singles.
Finalmente, contacté en Facebook a su compositor, cantante y guitarrista, Mr. Richard McNevin-Duff. Alli me enteré que hizo la gran Lennon, y se dedicó a criar a sus hijos y seguir adelante con su vida fuera de la música.

Y de repente, Richard comenzó a enviarme por mail música en la que estaba trabajando. Las vueltas de la vida… y la globalización.
Pero las vueltas se hicieron cada vez más habituales e interesantes.
Estando en Manchester, conocí a Rick personalmente. Me pareció un tipo de mucha simpatía que estaba tratando de relanzar su carrera discográfica, pasando de una nueva posible banda (“Socrates” por el jugador brasilero, no el filósofo) a su 2do álbum con Space Monkeys, en formato digital.


La buena onda siguió y le propuse escribir el prólogo de mi libro de Lugares Historicos del Rock de la Ciudad de Manchester -que ya va a venir (y que me debe todavía!)-. Aceptó y en un momento que yo viajaba a la ciudad el año pasado, me dijo: “si te quedás este domingo te invito a ver al grupo durante la grabación del nuevo disco”. Le dije que se me complicaba porque me volvía a Londres el mismo sábado. “Venite”, insistió, “que de paso te grabás algo con nosotros”.


Pensando en que era un chiste -no puedo cantar ni en un concurso de cantantes malos- me convenció y me mandó “mi parte” en el tema.
No me voy a extender sobre el asunto para no aburrir, pero yo tenia que hacer de un tipo medio desquiciado (ejem). La grabación fue en Gracieland Studios, propiedad de la famosa y delicada Lisa Stanfield.


Bueno, este es el resultado de mi debut en disco. Disco en el que está de invitada hasta la increible Denise Johnson. (¿Qué hiciste Rick, meterme en el mismo sitio que Denise!?) Pero al margen de mi ego inflamado por ésto, lo que quiero resaltar es que la banda, en un momento de creatividad muy bueno y con toda la emoción y pasión de tener su nueva criatura lista, se encontró en problemas ya que el álbum iba a salir editado producto de un crowdfunding a través de Pledge Music, y fueron abrochados. Como buen futbolero, Richard McNevin-Duff se puso el equipo al hombro, y pronto y a pesar de todo, el nuevo disco de Space Monkeys estará listo y disponible, y les juro, tuve la chance de escucharlo todo, y está TRE-MEN-DO. Es la banda de la que me enamoré a finales de los años 90.

Bienvenidos de nuevo. Y gracias.

Marcelo

NUEVA MÚSICA: Submarino – Space Monkeys
Esta película fue hecha por The Cobbie, un amigo de la banda que nos contactó y nos preguntó si podía ayudarnos de alguna manera con nuestro nuevo álbum después de escuchar que Pledge Music iba a la bancarrota. Le enviamos una nueva canción y él hizo este cortometraje. Creemos que es un poco genial. Ningún Space Monkeys fue dañado en la realización de esta película.
Estamos trabajando duro para lanzar el nuevo álbum e intentar solucionar los problemas que Pledge Music ha causado. Gracias a todos por su paciencia. Esta es una de las nuevas canciones del álbum. Hágannos saber lo que piensan.

Elige tu moneda
GBP Libra esterlina