La Luz de George

[et_pb_section admin_label="section"] [et_pb_row admin_label="row"] [et_pb_column type="4_4"][et_pb_text admin_label="Text"]

Cada tanto, o en cada fecha especial que remita a la vida de George Harrison, me gusta reflotar este breve sentimiento expresado en palabras que escribí hace algunos años.

Este 25 de febrero (él a veces bromeaba con que su cumple era el 24) recién hubiera cumplido 77 años. Se fue muy rápido, nos dejó mucha luz.

Luz

En general, admiro y respeto a las personas con alma. Pasión. Corazón caliente.

A los talentosos. Que comparten su talento felizmente.

A los que aprenden de los mejores y aplican sin envidiar.

A los que emparejan hacia arriba.

A los que enfrentan a la muerte con valor.

A los que buscan algo nuevo, sin joder a otros.

A los que se ríen de los que se la creen. Irónicos.

A los que no posan.

…Dignidad.

George fue todo eso que admiro y respeto y que está tan lejos de los cánones actuales, tanto para el arte, como para el vivir diario. Seas creyente, o no.

No era un santo, ni era perfecto. Era humano, más que obvio decirlo.

Y el mensaje habitual implícito en su música era el de la fuerza interna que todos tenemos, y que solo tenemos que encontrar. Un mensaje pegado en melodías generalmente inmaculadas. Un músico de esos que te llegan.

Al alma.

…Luz.

Marce Lamela

[/et_pb_text][/et_pb_column] [/et_pb_row] [/et_pb_section]

2 comments

  1. Graciela Longhitano 25 febrero, 2020 at 11:45 Responder

    En primer lugar agradecerte Marce por estás palabras.. George, un genio, lástima ya no tenerlo. Pero excelente músico y buenísimo ven su guitarra. Muchas gracias por recordarlo, un grande!!!

Leave a reply