El encarcelamiento fugaz de Mick Jagger y Keith Richards después de sus condenas por drogas de 1967 tras una redada policial fue una de las historias más grandes durante lo que se conoció, irónicamente, como el verano del amor.

Esa historia de los Rolling Stones pronto se ilustró con el nuevo single “We Love You” en una sesión de grabación nocturna en Olympic Studios el 19 de julio de ese año: los coros y la percusión para el siguiente lanzamiento de los Stones para Decca fue con la ayuda de Paul McCartney y John Lennon.

El gesto de los dos Beatles fue una muestra de solidaridad para sus amigos y una medida de la indignación sentida por el encarcelamiento de Jagger y Richards. Casi todos los rockeros estaban a los piedrazos con la policía en esos tiempos, aunque todavía The Beatles gozaban de más “protección” que Mick, Keith y compañía. Esa protección no duraría mucho, al menos para John.

Muy poco antes de esa sesión en Olympic, los Stones habían estado presentes en Abbey Road Studios (EMI Studios en aquella época) para su aporte durante la grabación televisiva satelital de All You Need Is Love, de los Fab 4.

Los Stones estaban en medio de la grabación de lo que se convirtió en Sus Satánicas Majestades, su sexto álbum británico, que siguió en diciembre. ‘We Love You’ no fui incluído en el álbum.Abriéndose al sonido de las puertas de la prisión cerrándose, contó con un imponente riff de piano de Nicky Hopkins y letras desafiantes de Jagger-Richards que mostraron aprecio por el apoyo de sus fanáticos durante la prueba y desdeñan el establecimiento que, en sus ojos , lo perdonó. Para hacer el punto aún más poderoso, hubo una impactante película promocional dirigida por Peter Whitehead.

‘We Love You’ fue lanzado el 18 de agosto en el Reino Unido y dos semanas más tarde en América. Pasó la mayor parte de septiembre en el top ten británico, con su pico en el 8. En los Estados Unidos, ‘Dandelion’ fue promocionado como el lado A del single y alcanzó el No. 14, pero el interés y la difusión de ‘We Love You’ fue suficiente para que obtuviera el No. 50 por sí mismo.

En la sesión de grabación también se encontraba el poeta de la Generación Beat, Allen Ginsberg, quién justamente se hallaba en Londres para un evento “pro marihuana”.

Todos pretendían volar libremente, parece.

Elige tu moneda