Vestido de forma sencilla, con amplias ropas negras que solo magnifican su ya de por sí gran envergadura, más zapatillas blancas para bancar todo lo que hay arriba, Rick Wakeman se presentó en el templo de la lírica argentina, el Teatro Colón.Como accesorio bastante importante, en sus mágicos dedos llevaba un maravilloso piano Steinway que en la acústica del Colón suena como debe sonar.En el marco del Festival Únicos el ex-Yes estuvo acompañado por 60 músicos -orquesta sinfónica y coros- y

Elige tu moneda