2 de agosto de 2018

Londres está inmersa en una ola de calor como toda Europa y a las 10.30am de este día, nos encontramos con un grupo genial de amantes de la Historia del Rock y de la capital inglesa, dispuestos a una mañana de total disfrute que terminó siendo mañana y pasado mediodía ya que gracias al bonus track del tour -nada más ni nada menos que Abbey Road Studios y el famoso cruce que The Beatles tornaron inmortal- fueron cuatro horas a puro… ¡ROCK AND ROLL!

Empezamos el recorrido en el barrio de Bloomsbury saliendo del Museo Británico para ir al primer punto de interés. SI bien los tours están inspirados en nuestro libro LONDRES: LA GUÍA DEFINITIVA PARA CONOCER LOS LUGARES HISTÓRICOS DEL ROCK, el primer sitio es uno de los dos que no están incluídos en el mismo (pero que lo serán seguramente en la próxima edición) y que veríamos hoy : es 1979 y finalizando la “Trilogía de Berlín” David Bowie lanza el álbum Lodger. En la tapa Dave le “escribe” a su discográfica, RCA. Esa postal fue dirigida a la primera parada en nuestra caminata.

Desde allí fuimos al UFO Club que catapultó al Pink Floyd de los tiempos de Syd a una fama psicodélica de mitología. Pasamos por el Virgin Records original de Sir Richard Branson -el que se hizo multimillonario gracias a creer en la locura llamada Tubular Bells que le presentó un tal Mike Oldfield-.y  observamos el hueco que dejó el Teatro Astoria al ser demolido, pero donde el ¿fantasma? de Richey Edwards -quién todavía no apareció y ya hace 23 años que no lo hace- aún flota en ese espacio ya que el Astoria fue donde tocó por última vez con sus Manic Street Preachers.

Ya inmersos en el Soho Londinense, llegamos a Denmark Street, la cual hoy está decorada con andamios amenazantes en toda su extensión debido a obras que parecen no terminar nunca. Es la calle de los instrumentos musicales. O donde en un momento vivieron los Sex Pistols, donde The Rolling Stones y Black Sabbath grabaron sus discos debuts, donde Elton John compuso Your Song, donde The Kinks grabaron All The Day And All The Night, entre otros “dondes”.

De allí al lugar en el que John Lydon debutó con los Pistols, que es el mismo donde la famosa canción de Pulp Common People tomó sentido.

Mientras, a nuestro lado pasaba James Bond. Posta, 007 en versión Daniel Craig. Nadie del grupo osó sacarle una foto para no develar su paradero. O quizá para no probar esa disposición británica que le da a este agente secreto de Su Majestad “licencia para matar”.

Seguimos: de allí pasamos al lugar donde John Lennon & Paul McCartney le regalaron su primer hit a sus amigos Stones -antes que Jagger & Richards pudieran ser capaces de animarse a componer-. I Wanna Be Your Man era el tema. Y es posible que a John & Paul mucho no les gustara su propia composición porque primero la regalan y luego, la versión beatle la cantaba… Ringo.

Además, este es el mismo sitio donde Eric Clapton tocó en vivo por primera vez con The Yardbirds.

Desde ese mítico edificio caminamos hasta Chinatown para echar una mirada por donde nació Led Zeppelin; de allí al lugar donde tocó por última vez Jimi Hendrix, (club situado frente a un lugar donde vivió alguien llamado Mozart . Qué se yo, así es Londres); de allí a los cuarteles generales de Paul McCartney y (claro, de allí) a los estudios donde se grabaron cosas como éstas:

En el medio de todas estas pequeñeces, pasamos por el primer club rockero de Europa y por el pub donde Harry Webb se cambió el nombre. Después de una noche de tragos con su banda decidió llamarse Cliff Richard.

Nos vamos al famoso Marquee Club y al boliche cercano donde los músicos podían -a diferencia de los primeros tiempos del Marquee- tomar una cerveza ya que no se expendía alcohol en el célebre club que tiene la plaqueta azul de Keith Moon. Pero ese donde sí se podían relajar con birras… es a su vez el sitio donde nació Yes, gracias a la unión de Chris Squire y quién a veces servía los tragos o le pasaba el trapo a la barra, el señor de la voz angelical, Jon Anderson.

También aprovechamos y fuimos a la vuelta de estos dos lugares allí donde se halla una disquería otrora pub donde Keith Richards fue audicionado por Brian Jones para formar una banda. Que finalmente formaron.

Seguimos recorriendo Londres y vemos la escenografía del segundo disco -discazo- de Oasis. También la del teatro donde una actuación Beatle acuñó la palabra beatlemania. Y al ladito, pegada, la oficina que rigió el Rock Mundial entre 1964 y 1967: la de Brian Epstein.

De allí a Carnaby Street -con sus historias desde The Small Faces hasta U2– hay apenas un paso y también del lugar donde la realeza británica del rock de los 60 vió por primera vez a Jimi Hendrix tocar. Que es el mismo sitio donde Paul McCartney conoció a Linda Eastman, la que por supuesto, más tarde tomaría el apellido del famoso bajista.

Pronto volvimos a la bella Carnaby y nos tentamos con la ropa del Pretty Green de Liam Gallagher  para luego cruzar al sitio desde donde Ziggy Stardust se presentó ante el mundo y la caseta telefónica desde donde llamaba a su planeta (Nano, nano).

Casi dando vuelta a la esquina, nos quisimos hacer pájaros para ver desde arriba la terraza desde donde The Beatles nos cantaron -en “vivo”- por última vez.

Pasaron estos lugares inmortales y algunos más -fueron casi 30 en dos horas- pero quedaban un par de platos fuertes…

Desde Regent Street en bondi a Abbey Road y para qué te voy a contar. Ah, si. Quisimos tomar unos mates con Macca -vive a 5 minutos de allí- pero se ve que estaba planeando otro show sorpresa y no bajó.

En fin. El 1er tour ROCK IS HERE fue algo así. Con un sol brillante, con un pasado ídem y así y todo, “Nuestro futuro es más grande que nuestro pasado”. Creeme.

¿La pasamos bien?

Muy.

Pd: próximos tours: mañana sábado 4 de agosto (Londres)

      sábado 11 de agosto (Liverpool)

Elige tu moneda