Durante los últimos seis años, Eric Clapton ha decepcionado -damos fe- a los fanáticos al interpretar una versión reducida de “Layla” en la guitarra acústica en estos conciertos, a diferencia de la original, eléctrica. Introdujo ese nuevo arreglo del clásico de 1970 de su banda Derek & The Dominoes en el exitoso y célebre especial Unplugged de 1992 y se convirtió en un éxito de radio e incluso entró en rotación en MTV, pero la novedad desapareció para muchos cuando comenzó a tocarla regularmente en desmedro de la original. Si bien la version acústica es por demás bonita, la eléctrica (con su famosa coda instrumental y todo el sentimiento de su desesperado amor hacia su futura esposa Pattie Boyd –en ese momento todavía mujer de su amigo George Harrison-) no tiene rival.

 
La racha se rompió el 13 de abril cuando en el Budokan de Tokio finalmente se ató la guitarra eléctrica, se puso de pie y tocó la canción en su forma original. No sobran videos geniales del momento, pero al menos existe este pequeño clip en YouTube de un fan que aparentemente se emocionó tanto que se olvidó de girar el teléfono para filmarlo correctamente. El sonido es bastante bueno y se puede sentir la emoción en la sala. (Rolling Stone)

El concierto fue el comienzo de una sesión de cinco noches en Budokan y cualquiera que se presentó durante las siguientes tres noches con la esperanza de escuchar a la versión eléctrica de “Layla” sufrió una gran decepción ya que la canción fue nuevamente tocada acústica (y los músicos sentados). La residencia en el historico Budokan concluyó el 20 de abril y Eric se toma un breve descanso antes de actuar en Europa en junio.

Que se guarde alguna performance con la eléctrica.

Acá va el clip:

Elige tu moneda
GBP Libra esterlina