Como bien saben los que nos siguen habitualmente, muy lejos estamos de ser amantes del formato digital en la música. Por supuesto que no somos tan necios como para aceptar su practicidad para los tiempos que corren y que I-Tunes surgió como un gran accesorio para los productos (de entonces y futuros) de Apple. Ya que el mp3 estaba inventado y su desarrollo “ilegal” de archivos a través de la web complicaba a la industria discográfica, por ende lo iban a combatir con algo y Steve Jobs les dió cómo y con qué. Que después algunos consumidores pensaran -con lógica- “para bajarme archivitos pagando, los bajo sin pagar”, la realidad es que el invento legal funcionó y facturó millones. Seguramente no tan bello como tener un disco en la mano o ir a una disquería a pasear y gastar, y quizá -habría que ver los numeros finos- sin recaudar tanto como en la época dorada de la venta de cd’s o vinilos, lo cierto es que I-Tunes fue funcional al propósito para el que se inventó. Pero hasta aquí llegó.

Veamos:

Es el final de una era musical. Casi dos décadas después de lanzar iTunes y romper el modelo de tiendas minoristas para las compras de álbumes, Apple está listo para retirar el icónico producto, según anuncia Bloomberg. Durante el discurso de software en su Conferencia Mundial de desarrolladores en San José, California del próximo lunes, el gigante tecnológico mostrará estar configurado para reemplazar iTunes con música independiente, televisión y aplicaciones de podcast.

La movida, de la cual se viene hablando desde hace años, alineará la estrategia de medios de Apple en todo el tablero: los iPhones y iPads ya ofrecen aplicaciones independientes de música, TV y podcast en lugar de la aplicación de iTunes centralizada que yace en Macs y MacBooks. Los usuarios pueden esperar que la nueva aplicación de música ofrezca algunas de las mismas funcionalidades que iTunes hace actualmente, como comprar canciones y sincronizar teléfonos, solo con una interfaz más elegante que está libre de las características anticuadas y a menudo desusadas del producto original, y más estrechamente incluído con el servicio de streaming de Apple Music.

Pero el desguace de la marca de iTunes simboliza mucho, también. Mediante la representación de sus ofertas de música, televisión y podcast en tres plataformas separadas, Apple atraerá la atención a sí misma como un proveedor de servicios de entretenimiento multifacético, ya no como una empresa de hardware que pasa a vender entretenimiento a través de una de sus muchas aplicaciones. Eso es crucial para el futuro de Apple, ya que la compañía combate las ventas telefónicas lentas con un crecimiento agresivo en su división de servicios. De acuerdo con varios informes, Apple está planeando para pulir otras aplicaciones, incluyendo libros, mensajes y correo; también anunció ambiciosos planes para la programación de vídeo original con productos de gente como Reese Witherspoon y Steve Carell hace sólo unos meses, en otro intento por aumentar su presencia de contenido en las industrias del entretenimiento.

Bienvenido como la muerte de iTunes puede ser para los usuarios frustrados, el software se merece para siempre el crédito por la revolución que diseñó a principios de la década de 2000. Antes de que iTunes debutara, la industria de la música se rasgaba las vestiduras tratando de combatir el intercambio ilegal de archivos en Napster; el nuevo producto de Jobs presentó la primera forma sostenible y fácil de usar de la era digital para escuchar música. Otras firmas como Sony y Microsoft habían jugado con la idea de las tiendas de discos digitales, sin embargo, “eran empresas tecnológicas que sabían cómo construir reproductores de discos y hardware, pero no eran empresas que habían demostrado la sofisticación de Apple con respecto a software “, el Vicepresidente de Warner Music, Paul Vidich, recordó a Rolling Stone en 2013, en el 10º aniversario de la iTunes Store. “Realmente tomó una empresa que fue capaz de cerrar esas dos cosas y llegar a un producto de consumo atractivo.” (Fuente Rolling Stone)

Atractivo, ¿música en formato no físico? No nos parece. Quizá la palabra justa sea práctico.

Elige tu moneda
GBP Libra esterlina