Esta mañana fuimos invitados a recorrer el flamante Magical History Museum de Matthew Street en Liverpool. Gracias a la gestión de David Hodkinson de Marketing Liverpool, pudimos conocer por dentro este impactante museo abierto hace apenas un par de semanas.

Tres pisos repletos de parafernalia beatle -incluso PRE beatle- te espera a pocos metros del Cavern Club, en este sector céntrico de la ciudad de los Fab 4.

Acompañados por Alan Humphrey, el cordial manager del lugar, pudimos acceder a más de 300 ítems que en mayo o menor medida, fueron parte importante de la carrera de The Beatles. Recopilados principalmente por Pete Best (último baterista de la banda antes de acceder Ringo Starr a la misma), su madre Mona (la creadora del fundamental Casbah Club) y Neil Aspinall (roadie original del grupo, además de ser “padrastro” de Pete y quién siguiera hasta el final de sus días trabajando en Apple para sus “patrones”), la muestra es de una calidad que logra emocionar.

*La guitarra con la que George Harrison grabó junto a la banda el single My Bonnie en Hamburgo -pre fama mundial, incluso local-, cuando fueron grupo soporte del intérprete principal del disco, Tony Sheridan; La batería de Pete Best; las medallas que usó John Lennon en su uniforme de Sgt. Pepper -que, caradura él, se las pidió prestadas a la madre de Pete cinco años de haberlo echado intempestivamente de Los Beatles justo cuando empezaban su inigualable carrera discográfica-; el estrambótico muñeco que aparece cuando graban All You Need Is Love en la primera transmisión por TV satelital de la historia, los famosos parlantes VOX que utilizaban en conciertos en estadios gigantes, aunque los mismos estuvieran preparados para sitios infinitamente más pequeños (es que los muchachos aceleraban más que la propia tecnología e incluso, la obligaban a desarrollarse). Fotos inolvidables y las cámaras con las que fueron tomadas, focos originales de Abbey Road, lentes de Lennon de la época previa a la fama, cartas manuscritas, ropa, instrumentos, souvenirs de las giras, documentos internos de la oficina de Brian Epstein, amplificadores, radios, joyas del Casbah Club, un documental original, discos de oro, la conquista de EEUU y cientos de etcéteras… tres pisos de memorabilia beatle absolutamente única recorriendo todas las etapas de la Historia del Mayor Romance del Siglo XX y que sigue hasta hoy, cada vez más firme. Incluso hay sectores que enseñan el típico humor inglés y si te llegás hasta el lugar, en ese sentido te recomiendo la parte dedicada a la visita de John, Paul, George y Ringo a Filipinas, y esos zapatos de Imelda…

Con el gentil Alan por supuesto, aprovechamos para conversar de temas referentes a Pete, el frustrado baterista que se perdió el estrellato más inédito de todos los tiempos, y si sabía él cómo llevó -y cómo lleva- esa inmensa decepción: Pete, que suele visitar obviamente el sitio permanentemente como miembro fundamental de la iniciativa, aparentemente pudo sacarse ya parte -no creo que todo- ese dolor de no haber sido. Y nos confirma nuestro guía que en aquellos tiempos no era capaz de poder ver la TV, leer un diario o abrir una revista para no tener que ver lo que se había perdido. Claro, que entonces The Beatles estaban hasta en el aire que respiraban, por lo que debe haber sido realmente el mayor -o uno de ellos- trauma de la años del espectáculo moderno.

Para terminar, y si estas por visitar Liverpool en breve, comunicate con nosotros a info@rockishere.com, ya que además de quedar con Alan para seguir charlando con una taza de té de por medio, seguiremos sembrando para conseguir las mejores condiciones para la visita del turismo rockero de habla hispana a este lugar que insisto, es un Museo envidia de muchos museos.

Elige tu moneda